QUE ES TASMANIA

 

Podríamos alargarnos mucho explicando mil cosas sobre el taller Tasmania, lo primero sería explicar que no nos llamamos como la preciosa isla de Tasmania, que como somos unos maniáticos del Tas, una herramienta básica para ejercer la joyería artesana, hace muchos años decidimos que nuestra manía sería nuestro nombre, y por eso nos llamamos Tas manía.

También podríamos explicar que Tasmania es un taller abierto al público, con una pequeña tienda donde vendemos las joyas, todas bonitas, que hacemos artesanalmente.

La verdad es que es un espacio precioso, lleno de herramientas por todas partes, algunas muy antiguas, mostradores de joyería de diferentes épocas, laminadoras de manivela y de motor antiguas o troncos de encina con tases de todo tipo repartidos por el taller.

Con una decoración estudiadamente caótica, muebles de madera, alguna alfombra, una mesa con unas sillas preciosas inspiradas en Gaudí y un sofá con una lámpara en el techo hecha de botellas de suavizante de la ropa.

Los perfumes del incienso que quemamos, con olor a madera que se mezcla con los olores que hacen las llamas de los sopletes.

Una iluminación discreta, con pequeños puntos de luz repartidos por todas partes, algunos iluminando los cuadros del amigo Sagi, las fotografías de Marilyn Monroe o Andy Warhol, y sobre todo, sobre todo, la buena música siempre sonando por los seis altavoces del taller. El resultado de todo ello es un espacio cálido, agradable en todos los sentidos y muy acogedor.

Quizá también añadiríamos que este es el taller de Jordi Sánchez, un artesano de Cardedeu que lleva más de treinta años diseñando y haciendo joyas.

Le encontrareis siempre allí, con su inseparable delantal puesto, con los dedos sucios y gastados, limando, serrando, girando la manivela de las máquinas o golpeando con los martillos haciendo texturas a los metales, y siempre esperando que llaméis al timbre para poder enseñaros las joyas que hace, daros una charla normalmente demasiado larga, como dirían Marga, Amadeu y Jordina, sobre el oficio de la joyería o aconsejaros cómo hacer la pieza especial que queréis hacer.

Pero la descripción que más nos gusta, es la que escribió el amigo Pitu hace muchos años, y que dice:

Nos gusta la gente que canta.
La que escribe, la que crea jardines... 
En Tasmania hacemos joyas. 
Es nuestro medio de expresión. 

También nos gusta exponer las obras de otros artistas 

e invitarles a cantar, a escribir 

o plantar flores en el jardín de Tasmania.